¿Qué es el modelo de ventas AIDA?

AIDA define es un clásico modelo dentro del marketing, que se basa en los efectos que es capaz de producir un mensaje. En este sentido, el modelo AIDA es una estrategia de ventas cuya finalidad es la identificación de cada una de las fases del proceso de venta, desde el momento en que el usuario conoce la marca, hasta el instante en que adquiere el producto.

Su nombre es un acrónimo, definido por las siguientes siglas en inglés: Attention (Atención), Interest (Interés), Desire (Deseo) y Action (Acción). Fue descrito por primera vez por Elias St. Elmo Lewis en 1898 y ha sido uno de los conceptos más antiguos, legendarios y efectivos dentro del marketing. En general, este modelo se basa en captar la atención de los clientes potenciales, convenciéndoles que tienen una necesidad que tu producto es capaz de satisfacer de manera adecuada y eficaz.

El modelo AIDA está integrado por 4 fases fundamentales. A continuación, te explicamos a detalle cada una para que puedas implementarlas a tu estrategia de negocios y alcanzar el éxito de tu marca.

1) Atención (Attention)

Si deseas que tus usuarios compren tus productos, lo primero que necesitas es llamar su atención. Para ello, la propuesta debe ser de valor, con contenido interesante y atractivo. La originalidad juega un rol protagónico en este aspecto. Tu producto, marca y estrategia deben basarse en distinguirse dentro del mercado, ofreciendo algo único dentro de un mar de posibilidades. Aquí se vale jugarse el todo por el todo cuando se trata de creatividad, así que define una propuesta de valor, única y que realmente marque la diferencia.

Para lograr esto, toda la estructura de los contenidos de tu marca deben ser irresistibles. Piénsalo todo, desde los títulos hasta la temática. El titular es lo primero que el usuario verá en tu anuncio, por lo que debe ser atractivo y fascinante. Incluye siempre los beneficios que tu producto o servicio, de manera elegante, clara y sencilla. Conquistar la atención de tu cliente potencial es el resultado de conocer lo que realmente necesita y desea, así que es indispensable que conozcas a tu buyer persona a profundidad.

2) Interés (Interest)

Una vez captada la atención de tus posibles clientes, el siguiente paso es ganar su interés. En esta parte es donde debes destacar el problema que aqueja a los usuarios, demostrándoles que tu producto o servicio es la solución definitiva a ese problema. En este punto, el usuario debe sentirse comprendido por nuestra marca, por lo que la estrategia debe enfatizar empatía y sentido de propiedad.

3) Deseo (Desire)

Esta es la fase donde debes ofrecerle a tu cliente potencial la solución a ese problema previamente identificado y para el cual ya captaste su atención. Por lo tanto, en este punto deberás dejar muy en claro la forma en la cual tu servicio o producto será capaz de solucionar su problema y que es tu producto su mejor opción. Es imprescindible que el cliente sepa cuál es el efecto trasformador del servicio que le ofreces, por lo que deberás destacar cada uno de los beneficios que obtendrá con al adquirir tu producto.

4) Acción (Action)

El último punto del modelo AIDA se basa en la fase final de la venta. Es el momento de crear la llamada a la acción, donde se le sugiere al usuario lo que debe hacer: registrarse, unirse, descargar, conseguir, llamar, etc. Ésta llamada a la acción debe integrar algún tipo expresiones de urgencia o incluso ofertas limitadas, para aumentar el interés sobre el producto por parte del usuario.

El modelo AIDA ha sido una parte indispensable del marketing desde sus inicios. Representa una estrategia esencial para el efectivo y exitoso desarrollo de toda campaña de cualquier marca. Esta herramienta es atemporal, legendaria y muy efectiva, así que no dudes en incluirla en tus campañas.

Deja tu comentario