¿Qué debo considerar si contrato un diseñador web?

Si ya has definido que tipo de sitio web necesitas para tu emprendimiento o empresa, es posible que hayas considerado la posibilidad de hacerlo tú mismo, aunque es recomendable que como empresario delegues las funciones específicas, en especial las del área comercial, si es que no es algo en lo que particularmente seas especialista.

Si has decidido dar el paso de buscar un proveedor del servicio de diseño web en este artículo te explicaremos qué debes considerar a la hora de contratar un diseñador web para tu empresa o emprendimiento.

Elegir un freelance o una agencia

En el mundo del diseño y desarrollo web existen una gran cantidad de profesionales, empresas y especialidades que aplican a ambos. Es importante conocer las diferencias entre un profesional freelance y una agencia o empresa que provea el servicio de desarrollo web.

Un freelance es un profesional que opera de forma independiente, suele contar con una red sólida de contactos que permiten ofrecer a sus clientes una solución de alta calidad con los menores costos posibles. Un buen profesional freelance suele estar constantemente en actualización y tener vocación de servicio al cliente, ya que son dueños de su propio negocio.

Las ventajas de un freelance no siempre tienen que ver con el costo, sino más bien con el tiempo dedicado a sus proyectos. Al no ser un equipo de diferentes personas las horas disponibles para trabajar son tantas como el profesional pueda estar despierto, por lo que muchas veces el trabajar con un profesional freelance permite acceder a comunicación en horarios no laborales o tener soluciones en tiempo récord, en especial al reducir la cadena de mandos que tiene una empresa.

Una agencia o empresa especializada cuenta con varios profesionales que entregan en equipo una solución al cliente. Las empresas suelen tener estructuras con cargos bien definidos lo que permite al cliente delegar desde la redacción del contenido hasta la implementación de procesos de venta automático en el sitio web sin acudir a diferentes proveedores.

El trabajo con una agencia es especialmente útil cuando buscas delegar a una organización y no a una sola persona el trabajo con algo tan importante como el sitio web de tu emprendimiento. Al tratarse de más de un único profesional, el que alguien del equipo se enferme no es un problema, ya que la agencia continuará operando. Además, las agencias suelen contar muchas veces con el apoyo de profesionales freelance que en conjunto con el equipo de trabajo fijo entregan soluciones integrales, incluso, en tiempos récord. Aunque quizá, el punto más débil puede ser el costo, ya que una estructura que entrega confianza y que no estarás solo suele esta asociada a precios algo más elevado, aunque siempre existen excepciones a la regla.

¿Qué debo buscar al hacer mi investigación?

Cuando estés en el proceso de buscar un diseñador web, ya sea un profesional independiente o una agencia, el primer paso es buscar referencias en la web sobre su trabajo, ver si existen reclamos en redes sociales o en sitios especializados. Además, puedes buscar como está su posicionamiento no pagado al momento de buscar el nombre del profesional o empresa en los buscadores.

El contar con un sitio web, aunque hoy en día parezca extraño, es un importante indicador del profesional o agencia a cargo, el dicho “en casa de herrero cuchillo de palo” no aplica para las agencias digitales, ni tampoco para un profesional independiente. En el ámbito de las nuevas tecnologías el ofrecer lo que se hace es fundamental, ya que, si el profesional no tiene tiempo para hacer su propio sitio web, ¿esperas que disponga mucho tiempo para hacer el tuyo?

La respuesta a la pregunta anterior es un quizás, sin embargo, si un profesional o agencia sin un sitio web ofrece tiempos de entrega rápidos ¿no resulta algo sospechoso?

Su imagen como marca es importante, ¿cuenta con una identidad visual, entiéndase logo, papelería y web única?, si la respuesta es no, entonces debes tener cuidado, ya que los detalles que tiene una empresa o profesional hacia su comunicación hablan del cuidado que tendrán con tu empresa, por lo que debes ver qué elementos como su sitio web, su logo, papelería y hasta una cotización hablen del trabajo que dicen hacer.

Finalmente, el portafolio o muestra de trabajos es importante de revisar, nada habla mejor de un profesional o empresa que su trabajo. Aunque este criterio debe ser aplicado con especial cuidado y validar si quizás un trabajo que puede no parecer correcto es lo que el cliente solicitó. Esto se puede averiguar preguntando al profesional o empresa como fue un proceso determinado. Sin embargo, si existen elementos comunes en todos los proyectos más que excepción puedes estar en frente de una regla y eso implica que no solo un cliente puntual haya tenido un resultado no óptimo sino también todo su trabajo. Lo anterior hace más probable que el resultado que se logre con tu empresa sea el mismo que con otros clientes.

¿Cómo elegir entre las diferentes propuestas?

Una vez que has hecho tu investigación preliminar considerando los elementos, ha llegado la hora de cotizar y recibir propuestas. Entonces, ¿qué debo tomar en cuenta?, si bien el total de un presupuesto es un factor clave para tomar una decisión, antes de mirar los números es importante analizar detalles que pueden ser claves en el proyecto y lo que suceda posterior a la entrega.

  • ¿Qué soporte considera el presupuesto posterior a su ejecución? ¿Existe soporte luego de la entrega? ¿Por cuánto tiempo?
  • ¿Estoy en frente de un desarrollo a medida, un sitio web autoadministrable u otro tipo de desarrollo?, si no lo tienes claro nuestro artículo de los diferentes tipos de sitio web puede ayudarte a entender.
  • ¿Qué incluye?, aunque es posible que solo pienses, ¡Obvio un sitio web! Es importante ver si el presupuesto considera webhosting, cuánto costará la renovación, si existen costos adicionales posterior a la entrega como actualizaciones de seguridad obligatorias, si habrá posibilidades de hacer ajustes posteriores a la entrega, si podrás modificar tu sitio web posteriormente.
  • ¿Me van a capacitar?, muchas webs hoy en día se ofrecen con la posibilidad de que la puedas administrar, sin embargo, debes considerar que muchas veces no se incluyen capacitaciones o tienen costos extras, incluso puede que la formación posterior a la entrega no sea suficiente, en aquel caso, ¿podrás acceder a formación adicional gratis o pagada? ¿tendrás asistencia si tienes dudas?
  • Hoy necesitas algo simple quizá, pero ¿mañana?, recuerda analizar la escalabilidad de tu web, si puedes hacer que sea una tienda en línea, que sea multi idioma o puedas agregar nuevas secciones fácilmente y no implique realizar una nueva inversión completamente.

¿Qué hago si las diferencias de precios son muy amplias?

Este es el punto quizá más polémico para clientes como para profesionales, en general como emprendedores o empresarios sabemos que el mejor beneficio para nosotros al menor costo es la norma general, sin embargo, es importante que consideres que diferencias de precios son normales, debido a que cada empresa tiene su modelo de negocio en particular, lo mismo pasa en el caso de profesionales independientes.

Al día de hoy, las especializaciones, modelos de negocio que apunten a la venta por cantidad hacen que en una misma propuesta los precios varíen, en algunos casos de forma considerable. A modo de ejemplo puedes encontrar un sitio web básico por $50.000, $300.000 e incluso más de $1.000.0000. Más allá del precio, que es necesario tener claro nuestro valor máximo a pagar, es importante tener claro qué queremos recibir a cambio. Esto va más allá del sitio web, se deben considerar también factores como la atención al cliente antes, durante y después del desarrollo del proyecto, la seguridad en términos informáticos para nuestra web ya que muchas veces algunos profesionales o empresas no realizan actualizaciones de seguridad a los sitios web de sus clientes exponiéndolos a problemas de seguridad.

Otro factor es el tamaño de la agencia, en el caso que sean equipos, ya que mientras más personas existan en un equipo los costos para el negocio se vuelven más altos y esto es trasladado al costo del sitio web, por lo que debes evaluar si el equipo y lo que ofrece es lo que tú necesitas o quieres para tu sitio web.

Escalabilidad, seguridad y soporte, la clave de tener un socio y no solo un proveedor

Como ya mencionamos antes debes considerar el que tu sitio web sea escalable y que no tengas que buscar otro proveedor o invertir en un nuevo desarrollo si quieres pasar a un sitio web de mejor calidad o con nuevas funciones.

La seguridad es importante, recuerda siempre preguntar qué sucederá si el sitio web es víctima de ataques informáticos y como el proveedor que contrates para el desarrollo y diseño de tu web evitará que aquello suceda.

Tener un socio en quién confiar es importante, por lo que el soporte posterior entrega, capacitaciones y formación adicional deben ser un elemento que evaluar, ya que a nadie le gusta estar abandonado una vez que compra un producto o servicio, recuerda considerar como será el proceso una vez que sea entregado tu proyecto, este debe ser un factor clave al contratar un diseñador web para tu empresa o emprendimiento.

Deja tu comentario